Proyecto cofinanciado por el Programa LIFE
Contribución financiera de la UE 55%
LIFE20 CCA/ES/001641

El primer workshop técnico del proyecto LIFE Garachico, titulado “Medidas de Adaptación Flexible para la Gestión de Espacios Costeros Urbanos en un Contexto de Cambio Climático”, se ha llevado a cabo hoy, día 24 de abril de 2024, en la Sala Isla Martiánez, situada en el emblemático Lago Martiánez de Puerto de la Cruz. El proyecto piloto LIFE Garachico que está liderado por la Consejería de Transición  Ecológica y Energía del Gobierno de Canarias y cuenta con la colaboración de diez socios, promueve la adaptación de áreas urbanas costeras de la Macaronesia ante posibles inundaciones marinas, consecuencia del cambio climático. 

Todo ello mediante la adopción de una serie de estrategias que aumenten la resiliencia de estas zonas frente a eventos costeros extremos, actuales o futuros.  

El objetivo de este workshop ha sido abordar de manera interdisciplinar y aplicada la filosofía de las medidas de adaptación flexible en espacios urbanos costeros frente al cambio climático y explorar su aplicación para la gestión de estos espacios, así como presentar casos de éxito en donde se han iniciado su aplicación, generando una visión común en el marco de la Macaronesia e identificando las problemáticas específicas desde la óptica de los asistentes.    

Este primer evento técnico del proyecto se ha centrado en identificar las ventajas y posibilidades que ofrecen las medidas de adaptación flexible, así como en la identificación de los actores claves que formarán parte activa en la plataforma regional para la toma de decisiones. Finalmente se abordó de manera general el caso concreto de Garachico.    

La apertura del evento estuvo a cargo de la Consejería de Transición Ecológica y Energía del Gobierno de Canarias y del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz. En su discurso, el director general de Transición Ecológica y Lucha contra el Cambio Climático, Ángel Montañés, señaló los buenos resultados que está teniendo el proyecto, “pionero en la lucha contra el cambio climático en las islas” y que busca, “no solo la adaptación del territorio sino de las personas que viven en él, garantizando su seguridad frente a unos eventos que serán cada vez más frecuentes”.

“Desde la Consejería de Transición Ecológica y Energía trabajamos en medidas de adaptación y mitigación frente al cambio climático, para que Canarias sufra lo menos posible estas situaciones, y el LIFE Garachico está creando una red de conocimiento inigualable para lograr ese objetivo”, afirmó Montañés.    

Por su parte, el concejal de Ciudad Sostenible del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, David Hernández (ACP), destacó la importancia de participar en este proyecto  “para acometer todas las actuaciones urbanísticas que se están llevando a cabo actualmente en la ciudad pero, sobre todo, para una planificación futura que tenga en cuenta la incidencia del cambio climático en el cuidado de las personas y en el desarrollo urbano sostenible del municipio”. Para Hernández, “todo esto debería verse reflejado junto a la mejora de la movilidad y la renaturalización de espacios en la actualización del planeamiento de la localidad”.

El profesor Ángel Lobo Rodrigo, del Departamento de Disciplinas Jurídicas Básicas de la Universidad de La Laguna (ULL), abordó las “Competencias de las Administraciones Públicas frente a las amenazas en la zona costera por el cambio climático”. Durante su intervención, expuso la complejidad de los procedimientos administrativos para la realización de obras en el espacio marítimo y la necesidad de clarificar las competencias de las distintas administraciones para adaptar las áreas urbanas costeras al cambio climático. Lobo Rodrigo se centró en escenarios prácticos para el manejo del riesgo de inundación en Garachico, ofreciendo perspectivas jurídicas sobre las soluciones propuestas.    

A continuación, Javier López Lara, Responsable del Grupo de Riesgos Climáticos, Adaptación y Resiliencia del IH Cantabria, presentó los “Planes flexibles de adaptación frente al riesgo de inundación costera”. López Lara examinó las estrategias de adaptación rígida y propuso un marco estratégico de adaptación flexible que apoya a los gestores locales y regionales en la toma de decisiones basadas en niveles de riesgo aceptables y la implementación de medidas de seguimiento y monitoreo continuos, a través de la participación social activa.    

Laura Comes Aguilar, coordinadora técnica del proyecto LIFE Garachico en TRAGSA, expuso el “Marco Estratégico de Adaptación Flexible para zonas costeras urbanas  inundables”, presentando el MEAF desarrollado en el proyecto, diseñado para  manejar los riesgos de inundación en zonas urbanas costeras. En su intervención, resaltó “la urgente necesidad de contar con estrategias de adaptación efectivas ante las inundaciones costeras por cambio climático en la región macaronésica”. El proyecto, explicó, “generará herramientas y aplicará medidas efectivas para anticipar, preparar y mitigar los daños derivados por las inundaciones, incrementando la resiliencia de las comunidades costeras”. Además, subrayó la importancia de la “colaboración entre múltiples partes interesadas” para afrontar el  desafío de las inundaciones que sufren los territorios insulares.    

La sesión prosiguió con un enfoque en la “Percepción social y la resiliencia de las poblaciones en zonas costeras frente al cambio climático”, presentado por Josué Gutiérrez Barroso, profesor del Departamento de Sociología y Antropología, área de  Sociología y Carla González Cruz, antropóloga social e investigadora de la Universidad de La Laguna. En sus intervenciones destacaron la importancia de la participación activa de la comunidad y la combinación de enfoques cuantitativos y cualitativos para entender y mejorar la capacidad de resiliencia de las comunidades costeras. También subrayaron la necesidad de estrategias sustentadas en un conocimiento científico sólido para asegurar la eficacia en la intervención con  diferentes grupos sociales.    

Un proyecto pionero que se enfoca en la adaptación al cambio climático 

El proyecto LIFE Garachico se puso en marcha en 2021, con un 55% de cofinanciación del programa LIFE de la Comisión Europea.    

En 2024, el proyecto está enfocado en validar la calibración del sistema de alerta temprana de predicción de eventos de inundación, redactar protocolos de actuación para responder a fenómenos meteorológicos adversos e instalar una serie de medidas para reducir los posibles estragos causados por las inundaciones, como el rebaje de la carretera, la adecuación de las zonas de aparcamiento y la instalación de bancos antiimpacto que disminuyan la energía y el daño que las olas provocan.    

Además, se trabajará de manera coordinada con la Dirección General de Seguridad y Emergencias y el CECOES para reducir los tiempos de actuación y respuesta una vez exista una alerta de riesgo de inundación.

Compartir

Newsletter

Descubre los avances del proyecto LIFE Garachico.